Quiénes Somos

¿Por qué La Voz de Salamanca?

La Voz de Salamanca (.com) fue un diario digital que se publicó en el período 2006-2010. Aquel proyecto, adscrito a la Asociación por una izquierda plural en Salamanca, supuso un loable ejercicio de innovación ciudadana. El primer periódico digital de la provincia de Salamanca pretendía, entre otros objetivos, “fomentar los valores de democracia, igualdad, tolerancia, justicia social, solidaridad y protección del medio ambiente”, carecía de ánimo de lucro y basaba su funcionamiento en el trabajo de personas voluntarias. El éxito de La Voz de Salamanca en visitas y repercusión no fue casual: la iniciativa partía de jóvenes preparados, dinámicos y brillantes. El cese de la actividad del periódico en buena medida tuvo que ver con la forzosa emigración de estos jóvenes, hoy prestigiosos profesionales e investigadores en diversos ámbitos que viven fuera de nuestra ciudad, ya sea en otros puntos de España o en países como Alemania, Estados Unidos o Reino Unido.

¿Es el presente periódico la continuación del proyecto inicial? La respuesta es no. La nueva Voz de Salamanca (.es) ha pedido el correspondiente permiso a la Asociación anterior para adquirir el nombre del periódico. El nombre se adopta como un tributo a aquel grupo de jóvenes innovadores y demás colaboradores, muy especialmente a Daniel, tristemente fallecido.

Rescatar el nombre de La Voz de Salamanca es la mejor garantía para tener siempre presente el lastre que supone la emigración o, más propiamente, el exilio de la juventud. Y, desde luego, en esta nueva etapa pretendemos inspirarnos en la idea de periodismo ciudadano y actualizar el compromiso con los valores democráticos, que tan bien supo encarnar aquella iniciativa pionera.

Pero esta Voz no es la misma, de ahí que simbólicamente se haya modificado el dominio. En septiembre de 2017 los problemas de antaño se han agravado y la realidad presenta nuevas urgencias. La sociedad salmantina necesita más que nunca de un instrumento informativo que apueste por el pluralismo, el conocimiento, el espíritu crítico, la igualdad de género y el compromiso con la democracia política y económica.

Pese a la existencia de grandes profesionales, los intereses económicos de las empresas se imponen en la agenda informativa. En Salamanca sobran los ejemplos de la complacencia, cuando no sumisión, que los medios de comunicación muestran hacia los responsables políticos, y ello a pesar de sus nefastos resultados de gestión (desempleo, precariedad, despoblación, deterioro de los servicios públicos, corrupción, etc.). El caso del favorable trato informativo que recibe la empresa Berkeley es muy revelador. La multinacional australiana pretende explotar en nuestra provincia una mina de uranio a cielo abierto en contra de las más elementales exigencias medioambientales, y casualmente ha contratado publicidad en prácticamente todos los medios de comunicación de nuestra provincia. La Voz de Salamanca no aceptará publicidad de esta empresa por razones éticas.
Por otro lado, el reparto de la publicidad institucional resulta ciertamente problemático, ya que no obedece a criterios objetivos. Algunas tramas de presunta corrupción han tenido que ser investigadas por medios nacionales ante el silencio local (la relación entre el Ayuntamiento de Salamanca y la empresa “Mis Pollitos”, la compra del Estadio Helmántico, etc.).

La Voz de Salamanca (.es) es un medio humilde que nace con vocación de innovación permanente para dar voz a los que no tienen voz y fiscalizar la actividad del poder. Frente a la búsqueda de la actualización rápida, se pretende generar un espacio de reflexión y análisis; frente a la publicación del suceso, la explicación del proceso. Desde ya la Voz se abre a la participación de movimientos sociales, ONGs, activistas, investigadores universitarios, emigrantes y, en general, a la ciudadanía que sienta la necesidad de expresarse con respeto y libertad. Salamanca tiene futuro si lo hacemos posible.