El turismo del laissez faire

0
89
El análisis de Juan Cortés || 19/7/2018

“Esto aún no ha despegado”; el esto hace referencia al turismo. Es una frase que se está diciendo mucho por comercios y restaurantes del casco histórico de la ciudad a mediados de julio. Existe el deseo y la esperanza de que la situación comience a mejorar en las próximas semanas. Son muchas las personas que están pendientes de que el turismo se realce porque de eso dependen sus puestos de trabajo actuales. El hecho de que el turismo no acabe de despegar se achaca a una concatenación de factores, como los Sanfermines o el Mundial. Sin embargo, en esta cuestión influye, por otro lado, el apoyo institucional, que brilla por su ausencia.

El turismo en Salamanca se reduce a los meses estivales y a algunas pequeñas épocas como la Semana Santa. La hostelería, entendiendo tanto restaurantes como hoteles, tienen una baja repercusión el resto del año. Claramente, esto afecta a los establecimientos, que reduce horarios y costes, entre los cuales destaca el de personal. Por tanto, si sólo se contrata -si se contrata porque existe una gran masa de trabajadores de la hostelería sin contratos- a gente para la época estival, se produce una gran inseguridad socioeconómica para estos trabajadores. En resumen, lo que siempre se ha dicho de “pan para hoy, hambre para mañana”. Este sería el gran problema.

Las instituciones locales, ayuntamientos y Diputación provincial, no incentivan ningún tipo de programa atractivo en esas fechas de otoño-invierno que son consideradas las horas bajas del turismo salmantino. Especialmente, cuando tenemos una institución de referencia nacional e internacional como la Universidad de Salamanca para coordinar una serie de propuestas culturales de ocio. Aquellos que direccionan las instituciones políticas no generan ningún tipo de apoyo ni incentivo para atraer un turismo de calidad porque viven en la creencia de que con la plaza mayor, las catedrales, la fachada de la universidad y poco más está todo hecho; como un parque de atracciones cultural se trata a nuestro casco histórico. Y no se dan cuenta de que es el escenario perfecto para aportar contenido cultural. Es decir, aplican la premisa del laissez faire, laissez passer a lo que realmente deberíamos llamar dejadez institucional.

A esta inacción institucional habría que añadirle la falta de promoción turística provincial como la Sierra de Francia, las Arribes del Duero, Ciudad Rodrigo, Candelario, Ledesma o Alba de Tormes, entre otros. Seguro que la lista podría seguir y estos lugares son bien conocidos por las salmantinas y los salmantinos. Esto espectaculares paisajes y municipios son joyas desconocidas para la gran mayoría de visitantes, que están más pendientes de la búsqueda de la ranita que de conocer lo que realmente es Salamanca, tanto ciudad como provincia, por la falta de información y promoción institucional. Si el turismo es el motor económico de Salamanca, como ha remarcado muchas veces el Partido Popular, ya va siendo hora de que se impliquen en regular, promocionar y cooperar para darle contenido a este sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here