Guía rápida para entender las elecciones a rector de la Universidad de Salamanca

0
1242
Redacción La Voz de Salamanca || 19/11/2017

La Universidad de Salamanca afronta unas elecciones a rector trascendentales para su futuro. Faltan menos de 24 horas para que se inicia la jornada electoral. Mañana lunes 20 de noviembre la comunidad universitaria está llamada a votar. Un total de 28.533 universitarios tienen derecho al voto, que podrán ejercerlo en urnas ubicadas en diferentes aulas del Edificio Histórico abiertas entre las 11:30 y las 17:30 horas. Estas son las cuatro claves para entender el proceso electoral:

La alarmante situación de la Universidad de Salamanca

La Universidad de Salamanca ha pagado muy cara la crisis económica y las consecuentes políticas de recortes impulsadas por Bruselas y los Gobiernos de España y Castilla y León. La USAL se ha convertido en la universidad que más profesorado ha perdido en toda España y, además, cuenta con varios miles de alumnos menos que en la época precrisis. Para unos, la USAL ha sido víctima de recortes impuestos. Para otros, los dirigentes universitarios han abrazado la política austericida con inexplicable entusiasmo. Por si fuera poco, las escasas inversiones han ido a parar a opciones de dudosa rentabilidad social, como el controvertido Parque Científico. No es un caso aislado. Los parques científicos o tecnológicos son algo así como la huella universitaria de la burbuja inmobiliaria. Edificios mastodónticos infrautilizados; jóvenes investigadores emigrados.

La oportunidad del VIII Centenario

Los coaches lo han repetido hasta la saciedad: las crisis representan oportunidades. Caprichos de la historia, la crisis de la Universidad de Salamanca viene sucedida por la celebración en 2018 del VIII Centenario, una oportunidad de volver a poner en valor en el mundo el nombre de la USAL. Como todas estas efemérides, su impacto dependerá del enfoque elegido y del diseño o no de una estrategia de desarrollo plurianual. Lógicamente, buena parte de los eventos ya están preparados, pero el rector que finalmente dirija la USAL podrá imprimir un impulso en una u otra dirección. La Universidad de Salamanca tiene la posibilidad de poner fin a su anunciado declive. Su historia como garantía de futuro. El modelo de universidad de cada rectorable será decisivo a la hora de capitalizar el VIII Centenario.

División en el proyecto continuista

El actual rector, Daniel Hernández Ruipérez, no se presenta. Como suele ser habitual, el equipo saliente sí tiene la intención de perpetuarse en el gobierno de la Institución. La peculiaridad es que, en este caso, del equipo rectoral actual han surgido dos candidaturas. Juan Manuel Corchado y Mariángeles Serrano son vicerrectores y presentarán proyectos diferentes. Es vox populi que Corchado y Serrano no se soportan. El continuismo, por tanto, arriesgará su supervivencia al dividir a su electorado. Más allá del mensaje continuista, Corchado quiere hacer del Parque Científico su bandera, y también aboga por incrementar la colaboración universidad-empresa. Serrano, quien se ve cómoda en su condición de candidata continuista, prioriza el mensaje de que hace falta una mujer rectora.

Posibilidades desiguales para las candidaturas del cambio

Frente a las candidaturas continuistas, el cambio es predicado por dos candidaturas. La que más respaldo reúne en sus actos públicos es la de Ricardo Rivero. El exdecano de Derecho puede ser etiquetado como el candidato del cambio tranquilo. Se dispone a renovar a la USAL contraponiendo a la realidad de la precariedad la necesidad de un mayor reconocimiento para las personas, la creación de más oportunidades para jóvenes y la apertura a la participación del estudiantado. El proyecto de Rivero aboga por defender la universidad como servicio público, luchar por la bajada de tasas para garantizar la igualdad de oportunidades e impulsar la ciencia básica como motor del conocimiento. La otra candidatura del cambio la representa Abati. Hasta el último momento se especuló con una posible retirada, pero él defiende su legítima candidatura como muestra de su compromiso personal con la Universidad, que pretende “humanizar” según reitera en sus discursos.

Continuismo con matices vs. cambio con posibilidades desiguales. Mañana se decide el futuro de la USAL.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here