El Consejo Superior de Deportes confirma que el CF Salmantino no puede operar a través de una Sociedad Limitada

0
1475
AL LVS || 6/3/2018

El pasado mes de mayo, en un comunicado el CF Salmantino definía a la empresa Desarrollos Empresariales Deportivos SL como una sociedad “vinculada directamente al CF Salmantino”. La empresa Desarrollos Empresariales Deportivos SL, propietaria del Estadio Helmántico, es una sociedad cedida por el empresario y expresidente del Real Zaragoza Agapito Iglesias, envuelto en numerosas causas de corrupción, al empresario mexicano Manuel Lovato.

La empresa no se dedica a ninguna actividad relacionada con el deporte, sino que tiene como objeto el “Comercio mayor, menor, importación, exportación y fabricación de todo tipo de artículos de regalo, artículos electrónicos y eléctricos, cintas de vídeo y audio, calzado, prendas de vestir, pieles, artículos de cuero, artículos de viaje, bolsos, peletería, marroquinería, porcelana y cerámica”. Además, según ha podido confirmar LVS, esta sociedad carece de actividad económica real.

Desarrollos Empresariales Deportivos SL es también la empresa que ha realizado una oferta a la Administración Concursal de la extinta Unión Deportiva Salamanca por el último lote de bienes, que incluye algunos derechos de marca y el fondo documental de la UDS. En realidad, Desarrollos Empresariales Deportivos SL no es una empresa con actividad diferenciada del Salmantino, ya que el empresario mexicano Manuel Lovato ha decidido hacerse con el control efectivo del CF Salmantino a través de una sociedad limitada.

Desde el entorno del club no se niega que Lovato esté invirtiendo dinero en el Salmantino. Más aún, debido a algunas filtraciones, el presidente Carlos Martín se ha visto forzado a reconocer que un empleado de Manuel Lovato, Víctor Iglesias (el hijo de Agapito), realiza funciones de dirección deportiva en el seno del CF Salmantino.

Otra evidencia de que el Salmantino CF opera a través de una sociedad limitada es que los propios periodistas perciben las operaciones de Desarrollos Empresariales Deportivas SL como operaciones propias del Salmantino. Por ejemplo, Pablo Acebo, de Cope Salamanca, afirmó recientemente: “He criticado al Salmantino por errores deportivos, pero en el tema de los bienes de la UDS están actuando correctamente”. Sin embargo, el Salmantino no ha realizado oferta alguna ni se encuentra personado en el procedimiento concursal.

Las razones por las que Lovato decide actuar a través de una SL en lugar de la directiva del Salmantino son varias. Las formas jurídicas de los clubes de fútbol son solo dos: los clubes deportivos básicos, que son asociaciones (sin ánimo de lucro) y las Sociedades Anónimas Deportivas. Un empresario no puede utilizar para su proyecto inversor un club deportivo básico ya que éste carece de ánimo de lucro. La única opción para invertir en el mundo del fútbol es la Sociedad Anónima Deportiva. Pero esta modalidad empresarial está sometida a rigurosos controles, como la supervisión del Consejo Superior de Deportes. Además, la fiscalidad de un club deportivo básico es más favorable. Para evitar los inconvenientes de ambas opciones, Lovato ha decidido controlar el Salmantino desde una SL sin actividad real, algo que en ningún caso permite la legislación deportiva.

Ante la pregunta sobre esta la forma de actuar del binomio Desarrollo Empresariales Deportivos-Salmantino, el Consejo Superior de Deportes ha confirmado a este periódico que en España sólo solo cabe la inscripción en las competiciones como Club Deportivo, o bien, como una Sociedad Anónima Deportiva. Actualmente, el CF Salmantino no se encuentra inscrito como Sociedad Anónima Deportiva en el registro del Consejo Superior de Deportes. Por tanto, en el ámbito estrictamente deportivo la supervisión sobre la forma jurídica que utiliza el Salmantino en el tráfico económico compete a la Federación. En el caso de que se consumara la operación de compra del último lote del concurso de la UDS por Desarrollos Empresariales Deportivos SL, que cedería de inmediato al CF Salmantino, aumentaría el riesgo de que las distintas autoridades supervisoras detectaran la utilización de una SL en el ámbito deportivo, algo que muy probablemente Manuel Lovato, empresario que exige discreción sobre sus actividades económicas, no estaría dispuesto a asumir.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here